Hoy os queremos dar algunos buenos consejos para dar masajes eróticos.

Primero no tengas prisas. De verdad. Comienza poco a poco, primero con un toque suave y blando para dar forma al cuerpo y para despertarlo. Cuando sientes que su cuerpo se relaja y se encomiendan las manos, usa un toque cada vez más profundo y envolvente, moviendo gradualmente, insinuando… Sin embargo, sobre todo si no hay consentimiento, nunca tienes que llegar a tener un contacto más íntimo durante el masaje.

Mientras estás dando el masaje, trata de tocar el cuerpo te su pareja para provocar una sensación envolvente, de contacto físico y espiritual. Mantén las manos relajadas y abiertas, con los dedos y las palmas bien espaciadas y habla usando un tono de voz muy bajo y relajado. Debería de ser como si estuvieses tocando el cuerpo de tu pareja como si de una flor se tratara.

Inicia el masaje con las manos abiertas, y no utilices demasiado los pulgares ya que correrías el riesgo de agotar las fuerzas en tus manos muy rápidamente. En lugar de ello, conserva el uso de los pulgares como un arma secreta para el gran final, ya que te permitirá deshacerte de las tensiones musculares más difíciles para aliviar.

¿Te ha gustado? Es una cosa muy importante, pedirle a tu pareja si el masaje le ha gustado. No se trata solo de algo legítimo tras tanto esfuerzo, también es útil para ir mejorando, ya sea haciendo preguntas directas - tal vez prefiera un toque más ligero o más fuerte, tal vez le gustaría que me centrara un poco más abajo o a la izquierda - o interpretando sus reacciones el placer (o no placer), como gruñidos y quejas. Escuchando estas señales podrás aprender mucho sobre los gustos de tu pareja.

Y si estás solo o sola y leyendo este articulo te han entrado ganas de masajes (quizás también de algo más) nosotros te aconsejamos masajes eroticos barcelona: ahí saben cómo tratarte y creernos, son expertos en todos los consejos que acabamos de daros.